Altoparlante/ ¿Otra rayita?

0
80

Altoparlante

¿Otra rayita?

Por Juan Manuel Partida Valdez

Fue Secretario de Seguridad Pública y Secretario de Turismo en el gobierno de Mario López Valdez, y en el actual de Quirino Ordaz Coppel es actualmente Coordinador de Proyectos Especiales y Relaciones Internacionales.
Su nombre es Francisco Manuel Córdova Celaya, con una trayectoria polémica desde su llegada a Sinaloa para trabajar en la campaña a gobernador de Malova.
Fue acusado con el mote de “Matapolicías”, luego de las emboscadas y asesinatos de agentes cuando fungió como titular de la SSP, hace más de seis años.
Luego resultó milagrosamente exonerado de corrupciones encontradas en la Secretaría de Turismo; las “investigaciones” concluyeron que funcionarios a sus órdenes lo chamaquearon, y que ni cuenta se dio.
Pero aquí les daremos información contundente de que este panista aparentemente convertido a priísta tiene propiedades que oculta de manera parcial y total, y que demuestra un conjunto de ilegalidades que les vamos a detallar.
Puntualicemos primero que Frank Córdova no tiene una sola propiedad a su nombre en Sinaloa.
Con el nombre de su esposa, Gabriela Campos Traslaviña, compró en el ejido Mezquitita –rumbo a Imala– una propiedad registrada con la clave catastral rústica R-18984, con una superficie de 1 mil 751.252 metros.
Aclarar, por principio de cuentas, que esa propiedad tiene en realidad una superficie mucho mayor que la menciona en el registro oficial.
Gente que ha visitado el lugar nos informó que son aproximadamente seis hectáreas, 60 mil metros cuadrados; una construcción con mucho lujo –que consideran ofensivo–, con tres áreas habitacionales, pavimento de primera y hasta parte de un lago.
Acudimos este domingo al lugar de los hechos, ejido Mezquitita, y encontramos que “Las Moras” es una propiedad privada, con acceso restringido mediante clave electrónica.
Vecinos con los que platicamos fueron contundentes: el rancho “Las Moras” es conocido por todos ahí como la casa de Frank Córdova.
La compró durante los primeros años del gobierno de Malova, y adquirió casi al mismo tiempo un terreno de más de veinte hectáreas que se conoce como “Cítricos Las Moras”, actualmente sembrado de limón.
Este terreno está apenas saliendo de los límites de Mezquitita, ya dentro de la comunidad ejidal de El Pozo; buscamos en este lugar al comisario ejidal para que nos precisara a nombre de quién está la propiedad, pero en estos momentos se encuentra de viaje en los Estados Unidos. Hablamos con su hijo Arnoldo, quien no cuenta con la información solicitada.
Uno de los vecinos con los que platicamos nos dijo que “ese terreno –las más de veinte hectáreas– tampoco está a nombre de Frank Córdova”, y al preguntarle la razón comentó que “porque claramente busca evadir a la ley”.
Otro nos dijo que lo puso a nombre de la suegra, pero no existe sobre ello el registro oficial.
Prácticamente todo mundo en Mezquitita sabe quién es el dueño de estas dos propiedades, porque desde las primeras visitas Frank Córdova apareció siempre acompañado de un contingente numeroso que formaba parte de su equipo de seguridad.
Como dice el proverbio popular: en pueblo chico, infierno grande.
Y entonces, en el “Rancho Las Moras” Frank Córdova tiene una propiedad por la que paga indebidamente un predial rústico, tratándose de una vivienda muy amplia y lujosa, con un robo fiscal muy claro al erario público.
Una foto tomada por satélite demuestra con facilidad que en ese lugar hay solamente áreas de vivienda y nada que justifique la clasificación de predial rústico en lugar del urbano.
Sobre “Cítricos Las Moras”, son más de veinte hectáreas de su propiedad con un prestanombres como tapadera, ocultada en el registro público y en la propia declaración patrimonial de Frank Córdova como funcionario del gobierno estatal.
¿Tiene el “Matapolicías” más propiedades ocultas y lo que aquí señalamos es apenas la punta del iceberg?
No lo sabemos; pero con lo aquí informado se tienen evidencias sobradas de ilegalidades que nos refieren el enriquecimiento inexplicable de un servidor público.
De la cónyuge del “Gringo”, Gabriela Campos Traslaviña, recordemos que fue diputada panista suplente de Judit del Rincón, y que en ese carácter interpuso una demanda judicial para que la nombraran diputada titular cuando Judit enfermó y estaba hospitalizada; en conferencia de prensa, el PAN acusó que había en esto una falta de humanidad y de ética, toda vez que no había renuncia ni licencia, y que la ausencia de la diputada propietaria estaba justificada por motivos de salud; se señaló directamente a Frank Córdova como el orquestador de este desvergonzado recurso legal.
Intentaron luego esa pareja de “panistas” que la señora fuera enlistada como candidata plurinominal a diputada local por el PRI, con el enyerbamiento como resultado ante la negativa tricolor.
Gabriela de Córdova tiene nombramiento de Secretaria Técnica en el Sistema Estatal de Protección de Niñas, Niños y Adolescentes, y al preguntar por qué no se presentaba ahí a trabajar nos dijeron que está comisionada a la Secretaría General de Gobierno.
Le dejamos al Secretario Gonzalo Gómez Flores el siguiente mensaje, por whatsapp: “Me aseguran que tienes como aviadora a Gabriela Campos Traslaviña, comisionada por el SIPINNA”.
Sin respuesta al momento de terminar este Altoparlante.
Habrá que ver cómo reaccionan el gobernador Quirino Ordaz Coppel y las áreas responsables en materia de transparencia y rendición de cuentas.
¿Otra rayita más en la ya muy larga lista de impunidades?
Pendientes, porque hay más información en camino.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here