LA CUARTILLA / DEL CÁRCAMO Y LA CONTAMINACIÓN/ GILDARDO IZAGUIRRE FIERRO

0
456

 

LA CUARTILLA

DEL CÁRCAMO Y LA CONTAMINACIÓN

GILDARDO IZAGUIRRE FIERRO

Desde que se dio el banderazo de la obra se respiraba aire de conflicto; se avisó que un grupo de colonos de la Madero pretendían bloquear la calle de la entrada al cárcamo, se acusaba a un grupo que supuestamente traía una vieja gestora de esos rumbos, Doña Petra Mineros, le hablamos y nos dijo que para nada, ahora ella se dedica a vender tamales, pero ahí estaba el tema: “nos echarán la caca de medio Mazatlán”, comentaban en voz baja los colonos de la Pino Suárez.

Y por supuesto estalló el conflicto y por lo mismo de siempre: los responsables del proyecto nunca se acuerdan que en el lugar donde lo harán viven seres humanos contantes y pensantes y que tienen la capacidad de entender los alcances y bondades de una planta tratadora de aguas negras; saben también que esas obras son la oportunidad de presentar un pliego de demandas  para mejorar los servicios públicos de sus colonias, como son: drenaje, agua, pavimento, regularizar los predios, etc.

El asunto es de comunicación y negociación previa a la ejecución del proyecto; ¿cuánto puede costar una brigada conformada por un biólogo, un sociólogo y una  trabajadora social, que manzana por manzana, expliquen el proyecto y levanten las demandas de los pobladores?.

Por ejemplo:  (a) en que consiste el proceso de lodos activados y la aeración extendida; (b) que se hará para eliminar las pestilencias (como las de la planta del Crestón); (c) como se evitarán las nubes de coliformes fecales que se levantarán con las espumas y flotarán a la deriva del viento en la zona más poblada del puerto; (d) cuáles son las demandas de servicios públicos de la población factibles de negociar.

Lo anterior es lo que tiene que ver con la parte social; el asunto se complica con lo del factor ambiental; en el mapa de abajo se muestra el Estero de Urías, los numeritos indican los sitios donde muchos investigadores han tomado muestras para analizar la presencia de diversos contaminantes: metales pesados, plaguicidas, nitrógeno, amoniaco, materia orgánica, etc.  La nueva planta se construye en la zona que dice área urbana.

 

El Estero de Urías: la nueva planta tratadora de aguas negras que se levanta en la Pino Suárez, puede ser la puntilla para nuestro ecosistema costero.

 

La conclusión es muy evidente: el estero de Urías, nuestro ecosistema costero con el que convivimos a diario, está fuertemente impactado por la contaminación; pero si uno revisa el documento del Estudio de Manifiesto de Impacto Ambiental, no hay ninguna referencia sobre el tema; por lo general estos despachos de consultores hacen sus estudios de “copia y pega”, es raro que salgan a terreno a tomar datos; pero si son profesionales recogen la información científica necesaria; en este caso les dio “hueva” ir a la biblioteca de la Estación de Ciencias del Mar y Limnología de la UNAM, a la Facultad de Ciencias del Mar, de la UAS, al ITMAZ o al CIAD, donde hay información a pasto sobre el problema de contaminación del Estero de Urías, que recibe las descargas del rastro, de las empresas empacadoras de mariscos y las atuneras, de las actividades navales y portuarias, de las descargas de aguas negras, etc.  Y los puyeques, cangrejos, lisas, copépodos y camarones no pueden hacer un mitin para detener la obra. Como quien dice: ¡ éramos muchos y parió la abuela!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here