LA CUARTILLA /MI MAMA ES FOKEMONA / GILDARDO IZAGUIRRE FIERRO

0
310

LA CUARTILLA

MI MAMA ES FOKEMONA

GILDARDO IZAGUIRRE FIERRO

Así me dice Abigail: “mi mamá está enferma: es fokemona”. Y le ruedan dos gruesas lágrimas por su cara redonda y morena. Ella es la de enemedio de tres hermanas, ya está casada, pero todos los fines de semana recala a su casa para acompañarla. “ya la metí a un centro de rehabilitación, pero se puso muy mala y la saqué. Tuve miedo de que se muriera”.

¿Tú le compras la droga?. No, ella trabaja en lo que sea, tiene 40 años, limpia casas, hace lo que sea para comprar el cristal.

Le comentó que hay un Centro de rehabilitación a la entrada de la Colonia Azteca, que puedo hablar con el responsable para que la admita, nada más que debe ser por propia voluntad. Me echa una mirada larga y con eso me dice todo.

Lo que quiere Abigail es que se le ayude a proteger el patrimonio de su mamá: la posesión de un lote y una casita: “es que vive con un hombre que la puede obligar a venderla para comparar la droga y se va a quedar en la calle y yo no quiero eso”. De nuevo asoman las lágrimas, en un llanto silencioso, copioso. Y remata: “es que mi mamá está enferma, es fokemona”. Prometo ayudarla, incluso visitar a su mamá.

De estas hay muchas historias en las colonias proletarias del puerto; una de ellas que más nos estrujó las tripas fue la de un muchacho preparatoriano, que al decir de su abuela, iba muy bien en la escuela, pero de pronto, “se quedó arriba”. La Abue nos pidió medicina controlada “para cuando se ponga malo”. Conocimos al muchacho, un chamacón con la mente ida, mirada aborregada y al parecer no violento; pero los vecinos nos aclararon el punto: su mamá era también fokemona y se prostituía, por las noches cuando llegaba su casa bien drogada, el chamaco la violaba, hasta que una mañana amaneció muerta. Nunca se supo quién, pero los vecinos sospechan de un matricidio.

Multiplique por lo que usted guste estos casos en todo el territorio patrio y concebirá el tamaño de la enfermedad y lo más triste: muchos saben las coordenadas de los puntos donde venden esa “enfermedad” que dice Abigail.

Comentó lo anterior porque apenas antier se presentó la Estrategia Nacional de Prevención de Adicciones, la cual contará con muchos recursos financieros, ya que según AMLO: se busca hacer ver a los jóvenes que hay formas de ser felices y que el camino de las drogas conduce al sufrimiento y a la destrucción. La estrategia del nuevo régimen es concebir la drogadicción como una enfermedad. Ojalá funcione para ya no tener mamás fokemonas.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here