CUCHARADA DE LUNA / CAROLINA DELGADO/ EL ARTE ALIMENTA EL ESPÍRITU

0
287

CUCHARADA DE LUNA

EL ARTE ALIMENTA EL ESPÍRITU

CAROLINA DELGADO

“El amor, como el arte, devuelve

proporción exacta de la emoción

que se le pone: uno encuentra lo

que busca”.

Tina Modotti

Soy afortunada por haber crecido en una familia donde el arte es muy valorado. Recuerdo a mi mamá poner la música a todo volumen un sábado por la mañana y cantar a todo pulmón canciones de antaño; a mi papá leyéndonos un cuento antes de dormir o inventándose técnicas de enseñanza para que yo pudiese aprender a tocar la guitarra; a un tío dar su crítica sobre las películas del momento y sobre todo, recuerdo aquellas reuniones bohemias con los amigos de mis papás y sus hijos, donde cantábamos a la luz de la luna. La verdad que esas cosas del arte me encantan, y por ello trato de acudir a las exposiciones o cualquier evento cultural que se presenta aquí en Mazatlán.

El pasado 30 de mayo, asistí a la inauguración de la exposición de pintura “Vida” y “Trópico Sur”, donde se exhiben 40 piezas en la galería del Museo de Arte. Las autoras son solo mujeres y las obras denotan el esfuerzo y pasión con las que fueron creadas. Hubo una en especial que me gustó muchísimo, “Un lugar de la Mancha”, de Elena Dominés, ¡está padrísima! .


Elena Dominés y su pintura “Un lugar de la Mancha

Sin embargo, más que cualquier pintura, lo que más me gustó de ese evento, fue conocer a Margarita Salazar Delgado, mujer de 90 años de corazón escuinapense. Me llamó tanto la atención verla, con una elegancia y humildad digna de admirarse, feliz y radiante presentando sus cuatro obras, por lo que no dude en presentarme. Resulta que Ita (así le dicen a Margarita y además es su seudónimo), me contó que tiene 10 hijos, 27 nietos y 27 bisnietos, que fue esposa del doctor Francisco Romo Aranda, y que hace apenas dos años que inició en la pintura. Obviamente eso me sorprendió muchísimo. ¿Cómo? ¿Una señora de 88 años iniciando un curso de pintura? Pues sí, Ita es una mujer emprendedora que aprovecha su tiempo. Por ello, buscó un lugar donde aprender a pintar y ahora sigue tomando clases en un taller muy conocido en Escuinapa, Sinaloa. Además, Ita me comentó que pintar la relaja, que la libera, que estimula sus movimientos y en pocas palabras, que pintar alimenta su espíritu. No cabe duda que querer es poder. Las obras de Ita son paisajes muy bonitos, que permiten apreciar el amor con que ella los elabora. Logró hacerme experimentar esa sensación de maripositas en el estómago al compartirme su historia y fue un privilegio conocerla. Por cierto que este 13 de junio es su cumpleaños y ya está armando la pachanga.  Me da gusto que haya gente así, que no claudica, que vive la vida al máximo y que disfruta cada momento.

Margarita Salazar pitando.

Haciendo referencia a la frase de Tina Modotti con la cual inicio este texto, no cabe duda que el arte devuelve la misma emoción que uno le pone. Es increíble como una canción por ejemplo, puede remover tus sentimientos más profundos, y logra hacerte recordar el día de tu boda, un amor frustrado o el abrazo más tierno de tu madre. También es satisfactorio ver como el arte libera de prejuicios, pues no distingue clases sociales, raza o sexo. El arte nos demuestra cuando una persona está feliz, triste, emocionada o enojada y puede hacerte gritar de emoción y algunas veces hasta cambiar la concepción de ti mismo.

Para finalizar, les platico que el lunes 10 de junio se inauguró en la biblioteca central de la UAS, la exposición “Expresarte”, donde se muestran 20 pinturas que representan un año de mi trabajo. Ojalá puedan echarle un ojo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here