LA CUARTILLA LAS DISTRITALES DE MORENA: SOMOS CÓDIGO DE BARRAS

0
239

Gildardo Izaguirre

Confusión y desorden el asunto de registrarse para participar en las asambleas distritales para elegir a los delegados que asistirán al Congreso Nacional de Morena y elegirán a los nueva dirigencia partidaria; me hablan compañeros que se afiliaron en la asamblea fundacional de Morena realizada en Culiacán, cuando se andaba en la brega de completar las 30 asambleas estatales con más de tres mil militantes; reclaman que no saben ni madres que es eso de correo “gemeil”, de Código QR y que si no llevan el impreso de ese código, no van a entrar a las asambleas y ejercer lo que la LEY GENERAL DE PARTIDOS POLÍTICOS, en su Artículo 2, dice:
c) Votar y ser votado para todos los cargos de elección popular dentro de los procesos in-ternos de selección de candidatos y elección de dirigentes, teniendo las calidades que es-tablezca la ley y los estatutos de cada partido político.
Y eso si será un verdadero lío, ya que la ley no dice que para votar y ser votado tienes que convertirte en un código de barras, que ya no son barras, ahora son Cuadritos y se llama QR (Quick Response): códigos de respuesta rápida, y ahí van almacenados todos los datos del votante; y como en la ley no dice, cualquier militante puede impugnar porque se violentaron sus derechos políticos y se viene abajo todo el proceso.
El mentado Código QR es este que aparece abajo, es el mío y hay que imprimirlo y presentarlo en la puerta del local donde se hará la asamblea distrital, en mi caso, un salón del Club de Leones. Si no lo llevo, no puedo ejercer mi derechos políticos. Lo obtuve después de tres intentos.

Otro grave problema es que miles de militantes morenos no tienen celular, que en su vida han usado el correo electrónico y que no tienen acceso a este tipo de artefactos; de tal modo que aquí “primero los pobres” se van a joder, se les va a discriminar y los único que van a poder votar y ser votados serán los clasemedieros, la pequeña burguesía trigueña.
Urge que se encuentre una solución, sólo faltan cuatro días; la más sencilla, tener su credencial de elector y estar en el padrón oficial, afilado antes de noviembre del 2017. Ahora bien, si la idea es complicar el proceso, se va a lograr: disturbios y reventazón de asambleas. ¡ Pero qué necesidad !

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here