Home Columnas Microscopio Social
Microscopio Social
0

Microscopio Social

0
0

La importancia de la lactancia materna

Por Héctor Melesio Cuén Ojeda

Desde hace casi cuatro décadas el tema de la lactancia materna empezó a ser abordado por organismos internacionales de las Naciones Unidas, como la Organización Mundial de la Salud (OMS) y el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF).
En 1979, ambos organismos emitieron la resolución WHA33.32, la cual contiene una declaración y una serie de recomendaciones sobre la alimentación del lactante y del niño pequeño, y en ella también adoptaron el Código Internacional de Comercialización de Sucedáneos de la Leche Materna.
Poco después, según la resolución WHA44.33, dichos organismos acogieron con agrado la Declaración de Innocenti sobre la protección, el fomento y el apoyo de la lactancia natural, la cual es base para las políticas y actividades internacionales de salud.
En ese marco, resulta pertinente destacar que la leche materna es el primer alimento natural de los niños, la cual proporciona toda la energía y los nutrientes que necesitan durante sus primeros meses de vida. Y según expertos en la materia, continúa aportándoles a los infantes al menos la mitad de sus necesidades nutricionales durante la segunda mitad del primer año y hasta un tercio durante el segundo año de vida.
Asimismo, existen diversas pruebas científicas sobre las ventajas sanitarias de la lactancia, las cuales llegan hasta la edad adulta materna, y a la vez se han formulado vastas recomendaciones sobre la misma, ya que se ha demostrado que reduce la mortalidad infantil ante enfermedades comunes de la infancia, como la diarrea o la neumonía, y además favorece un pronto restablecimiento de la salud.
Por lo anterior, hoy en día se recomienda la lactancia materna exclusivamente durante los primeros seis meses de vida del bebé, debido a que, entre otras cosas, promueve el desarrollo sensorial y cognitivo y lo protege de enfermedades infecciosas y crónicas.
Sin embargo, no es tan sencillo llevar el proceso a la práctica, ya que un alto porcentaje de mamás tienen que continuar trabajando después de los 45 días posteriores al nacimiento de su bebé, por lo que les resulta difícil completar los seis meses recomendados.
Por lo anterior, se necesita reformar las leyes que rigen las relaciones laborales, o bien, que las empresas privadas y las instituciones públicas adopten genuinas políticas humanitarias para solventar ese tipo de problemas, con lo cual ayudarían en gran medida al desarrollo de los infantes y a tener en el futuro una sociedad
más sana y vigorosa.
Se trata de una necesidad urgente de resolver, ya que en México el promedio de la lactancia materna exclusiva durante los primeros 6 meses de vida del bebé es sólo del 14%, lo que coloca a nuestro país en el último lugar de Latinoamérica, junto con República Dominicana.
A pesar de que la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición 2012 también consideró la lactancia materna como una excelente estrategia para mejorar la salud y prevenir la mortalidad infantil, en nuestro país esta actividad ha descendido de dramáticamente, al pasar en el medio urbano de un 22% en el 2006 al 15% en el 2012, mientras que en el medio rural es aún más grave, pues la lactancia materna se redujo casi a la mitad, ya que pasó del 37% al 19%.
En este contexto, es prioritario impulsar la cultura de la lactancia materna acorde con lo establecido por la Declaración de Innocenti sobre la protección, promoción y apoyo de dicha actividad.
Por eso, el 4 de abril de 2017 el Grupo Parlamentario del PAS, coordinado por el diputado Víctor Antonio Corrales Burgueño en la LXII Legislatura, presentó una Iniciativa con proyecto de Decreto por medio de la cual propone expedir la Ley para la Promoción y Apoyo a la Lactancia Materna del Estado de Sinaloa con el propósito de proteger, apoyar y promover la lactancia materna y las prácticas óptimas de alimentación de lactantes y niños pequeños.
A la luz del interés superior de la niñez, esta iniciativa sobre todo trata de establecer las condiciones para garantizar la salud, el crecimiento y el desarrollo integral de este importante sector de la población. Es, pues, una prioridad que ha de otorgarse especialmente a los derechos de los lactantes y, al mismo tiempo, a favor de todas las familias sinaloenses.

Que tengan una excelente semana.