26.6 C
Mazatlán
martes, 23 julio, 2024

InicioMazatlánLA LIBERTAD DE EXPRESIÓN | Divagación de Juan Lizárraga T. | Hace...

LA LIBERTAD DE EXPRESIÓN | Divagación de Juan Lizárraga T. | Hace 37 años

NOROESTE-Mazatlán, 7 de junio de 1986.- Hoy, siete de junio, es el Día de la Libertad de Expresión e invariablemente se hablará en tono de la interrogante sobre si existe realmente la libertad de expresión. Se dirá que sí y que no y quedaremos en las mismas.

La pregunta debería ser ¿libertad de expresión para quién? Y esto cuando ya nos bajamos de la generalización y nos concretamos a hablar de los medios de difusión, porque los que gustan del eufemismo, de darle vuelo a los significados con la palabra, nos dirán pomposamente: “todo mundo tiene derecho a expresar sus ideas y quien lo prohíba de cualquier forma está coartando este derecho”.

Entonces, la pregunta es: ¿libertad de expresión para quién?

1) Libertad de expresión del reportero o del comunicador hacia el periódico o hacia el medio. Sólo la habrá si el reportero congenia con la línea periodística y política de la empresa y no siempre (lo más común es que nunca) la línea de un periódico ni la política son las mismas por las que escribe y lucha el reportero, quien desde ahí se ve sometido, censurado y autocensurado. Si el comunicador o el periodista maneja una línea que se inclina hacia las causas populares y el diario es proempresarial o gobiernista, no tendrá completa libertad nunca. Y un diario o un medio de comunicación o es proempresarial o es gobiernista. Los otros, los diarios de partidos políticos no tienen mucha importancia desde el punto de vista periodístico. Las notas “se congelan” al periodista cuando no se autocensura o simplemente se le ponen las cartas sobre la mesa y se somete a renuncia.

2) Libertad del diario o del medio de comunicación hacia el gobierno. Esto depende también de la línea del periódico. Un periódico tendrá libertad, será libre de expresar lo que desee, siempre y cuando no ataque al gobierno, particularmente al federal y a su cabeza, el presidente de la república. Si no es así, hay muchas formas de ponerle obstáculos, uno es recortarle la publicidad oficial, otro no entregar el papel e incluso intervenirlo judicialmente. Si la línea es independiente del gobierno, tendrá que subordinarse a los intereses de los anunciantes.

En fin, existe la libertad de expresión, pero muy condicionada, en forma demasiado reducida. Esa es la verdad.

- Publicate Aquí -
NOTAS RELACIONADAS
- Anunciate Aquí -

Notas Populares

Ultimos Comentarios