30 C
Mazatlán
miércoles, 12 junio, 2024

InicioColumnasMUERTE DESDE EL AIRE | Blanca Nieves Palacios Barreda

MUERTE DESDE EL AIRE | Blanca Nieves Palacios Barreda

Quienes a escribir nos dedicamos, generalmente nos circunscribimos a escribir sobre lo que acontece en nuestro país, en nuestro Estado o entorno más cercanos, olvidando que, nuestro planeta Tierra tiene: 40,008 km de circunferencia; atendiendo al dato de Edu-Casio, de polo a polo son: 6.264,85 Km y si la medición se realiza en línea recta el Geógrafo, Guy Bruneau, dice que son: 13.589,31; la población de nuestro planeta al año 2023 asciende a: 7, 900 millones de personas.

Son múltiples las tragedias en las que, por fenómenos de la naturaleza se pierden miles de vidas año por año: ciclones, huracanes, terremotos, sunamis, pero son muchas más vidas las que se pierden debido a la mano del hombre: incendios, contaminación y guerras, muchas guerras, en las que hay muchos muertos y la venta de muchas armas, que significan muchos millones de dólares a quienes las fabrican y las venden.

A pesar de que la ciencia y la tecnología han avanzado y se gastan billones de dólares en viajes de “investigación” al espacio por los países más poderosos de este mundo: Estados Unidos de Norte América; Japón; China, Rusia, entre otros y, hasta viajes por placer se proyectan y nos hablan hasta de una, “inteligencia artificial”, sobre la búsqueda de la cura del cáncer, el Síndrome de Insuficiencia Adquirida (SIDA), el Alzheimer, el Parkinson, el síndrome de Tourette, y la gripe, nada dicen.

Cada determinado número de años, nos alertan y ponen a temblar con la, “aparición” de una pandemia, sea viral o bacteriológica, en las que forzosamente los países más pobres y/o sub desarrollados tienen que invertir miles de millones de dólares para combatir esas pandemias, que nunca se nos dice con claridad, cómo, dónde, cuándo y por qué surgió esa enfermedad.

Las inundaciones tras ciclones y huracanes son recurrentes y fatales año con año y no hay gobierno que las evite; menciono estos fenómenos de la naturaleza porque se pueden evitar, mediante sistemas de recolección de aguas pluviales; pero no, los gobiernos están muy ocupados inventando armas cada vez mas sofisticadas, como los llamados “drones” que, desde el aire, manejados a control remoto y desde largas distancias, son precisos, y efectivos, y pueden matar mucha gente con una sola detonación.

¿Quién detiene estas masacres que en la actualidad jóvenes llevan a cabo, sin un ápice de la sensibilidad que los debería de caracterizar como humanos que son?; en Estados Unidos, nuestro país vecino, las Escuelas para muchos jóvenes con su mente distorsionada, las toman como campos de batalla, por tantas guerras en las que su país ha participado y ha asesinado a miles de personas de otros países; de ahí han tomado el ejemplo para asesinar niños y maestros indefensos.

En nuestro país, México, se vive diariamente una guerra, una guerra muy desigual, en la que hombres jóvenes secuestran a mujeres, las violan y las asesinan; a niños, para comercializa con sus órganos; a jóvenes igual que ellos, que los secuestran para obligarlos a formar parte de sus cárteles delincuenciales del narcotráfico y de no aceptar, brutalmente los asesinan.

Las cifras de desaparecidos aumentan día con día; los hallazgos de madres y familiares que buscan a sus hijos, hijas, hermanos, esposos, cada vez son mas dolorosos, al encontrar cuerpos mutilados, irreconocibles; y persiste la pregunta ¿Por qué?

¿Quién en nuestro país habrá de detener estas masacres, tantas desapariciones?; ¿Quién habrá de ayudar a los grupos de madres buscadoras de sus hijos, quien las protegerá de quienes las amenazan para que ya no busquen más?; ¿quién va a evitar que las asesinen, como ya ha ocurrido por el hecho de buscar a su hijo desaparecido?

La respuesta duele ante tanta tragedia, tanto dolor, sobre todo constatando que, al parecer, vivimos en dos México totalmente diferentes, el de ciudadanos mexicanos que acuden al jolgorio, organizado por políticos aspirantes a ocupar nuevos puestos de poder, recibiendo dinero para sus campañas, impregnado de olor de muerte y manchados de sangre y, el de los familiares y los solidarios mexicanos que los acompañan en sus manifestaciones, mítines, demandando a las autoridades que, por favor impidan que sigan matando a sus jóvenes hijos; demanda que debe ser de todos los padres y madres mexicanos.

- Publicate Aquí -
NOTAS RELACIONADAS
- Anunciate Aquí -

Notas Populares

Ultimos Comentarios